Columnas

15 de julio de 2019

Compras en FF.AA.

Por Claudio Fuentes y María Jaraquemada

Señor Director:

El Senado se encuentra discutiendo la eliminación de la Ley Reservada del Cobre, reemplazándola por un nuevo sistema de financiamiento que incluye, entre otros, nuevos mecanismos de control y la creación de un fondo plurianual para adquisiciones militares, Este fondo permitirá la reposición de equipamiento militar con un aporte basal que corresponderá al promedio de los últimos seis años devengados para compras de armas, que equivale a unos US$ 500 millones anuales que se destinarán del presupuesto de la nación. El talón de Aquiles de este proyecto es que si bien le corresponde al Ministerio de Defensa autorizar las compras de armamento militar —tal como ocurre con el Comité de Evaluación Técnica en el Ministerio de Defensa Nacional, de composición mixta, civil y militar—, la gestión misma de estas compras (licitaciones, vínculo con proveedores y contratos) todavía queda en manos de las propias instituciones armadas. Lo que la experiencia comparada y el propio “Milicogate» demuestran es que el negocio de las armas es una gran fuente de vulnerabilidad y corrupción, y se asocia con los agentes que ejecutan las compras. Para resolver este problema, el proyecto plantea que el Ejecutivo deberá enviar un nuevo proyecto para reformar la actual ley de compras de las Fuerzas Armadas. Como este cambio tardará en ser aprobado, se señala que en el intertanto «un reglamento
Expedido por el Ministerio de Defensa Nacional regulará la forma en que se realizarán las compras y adquisiciones que se harán con cargo al fondo plurianual”. Además de las dudas de constitucionalidad que podría plantear el regular con un reglamento un tema que es materia de ley, dada la sensibilidad de la materia y los altísimos montos involucrados, sería prudente que el Congreso pudiese regular hoy de mejor modo la forma en que se gestionarán las compras en el futuro inmediato, para así asegurar que existirá un control estricto y eficiente sobre las adquisiciones de las instituciones armadas.
MARÍA JARAQUEMADA H. Espacio Público CLAUDIO FUENTES S. Universidad Diego Portales

Ver en El Mercurio

En Portada

cerrar