Columnas

6 de julio de 2020

COVID-19 y elecciones en el mundo: Lecciones para Chile

Por Claudio Fuentes

Chile es uno de los 154 países que este año debe ir a las urnas, muestra el politólogo Claudio Fuentes. Con más o menos problemas, votar en pandemia es algo que muchas naciones están resolviendo. Esta columna recopila “acciones comunicacionales, sanitarias y logísticas” que permiten una amplia participación en octubre.

Concurrir a las urnas es una condición esencial de los sistemas políticos representativos. Producto de la pandemia, este año se alteró significativamente el calendario electoral de referéndums, elecciones generales, provinciales y locales. Para el año 2020 se tenían contemplados 154 eventos electorales significativos. Hasta el 1º de julio se habían realizado 45 de ellos que corresponde al 55% de las elecciones que correspondía realizar en esos seis meses. En 71 casos se ha modificado el cronograma electoral original, ya sea re-agendando la elección para una nueva fecha (41 elecciones), o postergándolo sin definir todavía una fecha específica (30 elecciones).

Llama la atención algunas tendencias que serán relevantes para el caso de Chile. Primero, las autoridades electorales de diversos países han actuado con prudencia, aceptando en muchos casos la postergación de las elecciones por razones sanitarias. De hecho, en la medida en que la pandemia comenzó a expandirse más allá de las fronteras de Asia en el mes de marzo, se dio inicio al ciclo de postergaciones que ya se acerca a la mitad de los eventos planificados para este año.

En segundo lugar, el promedio de las postergaciones ha sido de 4,8 meses en aquellos países que definieron una nueva fecha, lo que es coincidente con la expectativa de enfrentar un ciclo de expansión y luego reducción de la curva de la pandemia.

43 países realizaron elecciones entre enero y junio ¿Qué medidas sanitarias tomaron las autoridades? Entre otras medidas que se han tomado se cuentan:

Medidas comunicacionales: un aspecto central en viarios países ha sido el desarrollar estrategias de información a la ciudadanía sobre dónde y cómo debe votar a partir de explicaciones sencillas, claras y que pongan atención en el modo en que debiese desenvolverse la ciudadanía al momento de asistir a los locales de votación (IDEA Internacional 2020, IFES 2020).

Votación anticipada: Algunos países o han extendido los días de la elección entre 2 y 6 días seguidos (Rusia), o han permitido el voto anticipado vía correo o por recintos especiales habilitados para esos efectos (Corea del Sur, Australia).

Medidas logísticas del proceso electoral: Se han generado políticas como la selección de vocales de mesa que no estén en edad de riesgo (Francia), limpieza de materiales antes de desarrollar el proceso electoral (Francia, Corea del Sur), reducir el número de personas permitidos en los locales de votación (Rusia, Moldovia, Canadá, Australia), marcar en el suelo para indicar la separación esperada entre personas (Corea del Sur, Rusia), tener personal adicional para ordenar las filas y promover la distancia física entre electores (Australia). En algunos casos, se desarrolló un sistema móvil de votación para personas incapacitadas de poder asistir a votar (Rusia). En Francia existe una política de acercamiento a los locales de votación a personas con dificultades físicas, lo que se aplicó en esta ocasión para votantes con cuarentena, grupos de personas que viven en hogares de ancianos, o personas con discapacidad. En Corea del Sur se estableció que, para propósitos de identificación, los electores debían bajar sus mascarillas temporalmente.

Medidas higiénicas: entre otras medidas se han tomado iniciativas como proveer a vocales de mesa y apoderados con medidas de protección (Corea del Sur, Benin), obligación de usar mascarillas (Corea del Sur), medir la temperatura en forma aleatoria en los recintos de votación (Corea del Sur, Rusia), obligación de portar líquido gel para las manos y limpiarse antes y después de votar (Corea del Sur), proveer de medidas de seguridad sanitaria para los votantes como máscaras, lápices desechables, guantes, papelillos con desinfectantes (Zimbabue, Rusia, Benin), permitir que los electores porten sus propios lápices (Alemania), y eliminar entrega de cartillas oficiales a los electores (Australia).  En el caso de Corea del Sur, quienes tenían una temperatura superior a 37,5º eran conducidos a un lugar especial para votar. En Israel, se dispuso una protección especial para los vocales de mesa con plásticos que permitían separar los de los votantes. Allí también se dispuso de paramédicos con distintivos identificables para atender cualquier problema sanitario. Otra medida es la limpieza regular de las mesas y lugares donde se sufraga.

Continuar leyendo en Ciper

En Portada

cerrar