Columnas

19 de marzo de 2021

¡Enciérrenlas!

Por Hillary Hiner

“¡Enciérrenlas!”, es una forma brutal de posicionar la responsabilidad en las victimas de abuso sexual, es algo que hemos aprendido y naturalizado históricamente, donde la mujer es la tentación del mal, y, por ende, la responsable de la violencia, los abusos y discriminaciones que vivimos.

La pregunta por reflexionar es, ¿Cómo es posible pensar que la responsabilidad de una violación recae directamente en la víctima? La culpabilización de las víctimas ha sido un tema estudiado para comprender no solo como opera el sexismo en los victimarios, su círculo de protección y las instituciones que se transforman en estructuras cómplices de la violencia patriarcal.

Culpar a la víctima es la actitud que sugiere que quién fue agredida es responsable y ocurre cuando se asume que una persona hizo algo para provocar la violencia recibida. Es componente clave de lo que llamamos “la cultura de la violación”. Usualmente, escuchamos declaraciones sutiles; no debió caminar sola, era de noche, usaba cierto tipo de ropa, bebió demasiado, estaba en determinada fiesta, sonrío demasiado. Dentro de esta cultura de culpar a las víctimas, a las mujeres se les dice que cambien su propio comportamiento para evitar ser agredidas o violadas. A las mujeres se les dice repetidamente que se vistan de manera menos provocativa, beban menos alcohol y no se pongan en situaciones de riesgo.

Sigue leyendo en La Tercera.

En Portada

cerrar