Columnas

12 de mayo de 2020

Europa avanza hacia la vida pública con restricciones en sus fronteras que tensionan a la UE

Por Cristóbal Rovira

Mientras en España las personas comienzan a volver a las «terracitas», en Francia el presidente Emmanuel Macron ha planteado que es posible que este verano se mantengan «entre europeos». Una muestra de cómo los países del viejo continente buscan volver a cómo era la vida antes de la pandemia.

Si bien pasaron incluso a ser epicentro de contagios por coronavirus, los países de Europa ya comienzan a preparar su retorno a la vida pública, levantado así las medidas de confinamiento.

Esto, aún cuando las fronteras entre cada país se mantienen cerradas. La relevancia de esta particularidad es que la naturaleza misma de la Unión Europea es el libre paso entre países, por lo que a la fecha son 17 millones de personas las que trabajan en una nación distinta a la que nacieron o en la que residen.

Pero en el ánimo de reabrir el comercio y retomar la normalidad, los distintos países miembros de la UE podrían comenzar a elegir hacia dónde abrir sus fronteras, y hacia dónde mantenerlas cerradas.

Por ejemplo, el presidente francés Emmanuel Macron ha planteado que durante el verano (invierno en Chile) se mantendrán “entre europeos”, de manera que se eviten los contagios.

En tanto, en España las personas ya han comenzado a retomar sus actividades. Entre los españoles señalan que aprovechando ya el mejor clima se genera una buena oportunidad para abrir los locales. O las “terracitas”, estos espacios al aire libre donde se puede comer y beber.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, aseguró que “hemos comenzado el descenso de nuestro peak de la epidemia, pero nos encontramos en la parte más peligrosa del viaje”. Johnson se mostró más bien como un negacionista sobre los efectos del coronavirus, pero tras haberlo vivido en persona se dio cuenta de los errores de avanzar hacia un contagio en masa.

Ver entrevista en CNN Chile

En Portada

cerrar