Columnas

7 de abril de 2020

Lecciones, impactos y cambios que puede deparar el coronavirus a nuestra sociedad

Por Anibal Pérez

Coyuntura regenerativa

Me cuesta pensar en una lección del coronavirus para la comunidad nacional como un todo homogéneo, pues dados de desigualdad multidimensional que posee este país, es difícil creer que la pandemia afecte y todos de igual manera, y por tanto que las más diversas personas puedan sacar una lección común. Eso que llamamos “comunidad nacional” opera en nuestro imaginario como si fuera homogéneo e igualitario, pero en la práctica no es así.

Por lo tanto, más que una lección común y bajo el escenario post “180”, la pandemia deja preguntas para el debate que exigen repensar nuestro aporte y relación con la salud pública. Revisar las políticas en el área, el principio de subsidio a la demanda y el sistema de licitaciones entre otros. Es decir, debatir las reglas del juego de la salud, el financiamiento y la cobertura, por cierto, atendiendo nuestra realidad concreta. ¿Qué tipo de salud pública queremos y que nuevas implica? Es lo que deja la pandemia.

En el corto plazo, la pandemia tendrá un impacto negativo en la economía. Sin embargo, si pensamos en el desarrollo histórico del capitalismo, podemos ver que es precisamente en momentos de crisis, cuando emergen nuevos actores y se reconvierten antiguos. Han sido las crisis las que han hecho girar las tendencias económicas aplicadas al capital. Todo parece indicar que esta no será la excepción y, por tanto, la pregunta es ¿ de qué manera actuarán aquellos que lideren esa reformulación para salir de la crisis?

Si esto lo articulamos con las que manifestó el “18-0”, el desafío es más complejo aún, pues exige medidas más originales de las elites políticas y económicas, pero sobre todo que logren algún tipo de conexión con las demandas ciudadanas. Desde el gobierno, debe articularse algún tipo de intermediación clara, que no ponga condiciones para satisfacer algunas de las expectativas.

Pero, los actores principales en materia económica -los gremios empresariales-, deben repensarse, pues sus estrategias elitarias están desbordadas. Si se quiere salir de la crisis económica, deben entender que para el caso chileno es también social y política. Por ello, a mediano y largo plazo, su desafío es cambiar radicalmente su concepción de lo público, lo popular y lo colectivo. En otras palabras, para ellos la crisises multidimensional, deben proponer algo más allá de la ortodoxia económica. Desafío mayor, pero solo una crisis del capitalismo puede empujar a este tipo de actores a cambios. El fantasma de Keynes pena por todas partes.

¿Qué dimensiones podría cambiar de la sociedad chilena? No es que la pandemia produzca mecánicamente cambios en la sociedad, sino más bien provocará y está provocando tensiones que buscan reordenar las reglas y roles de los actores del juego democrático. En el contexto actual chileno, los efectos dela pandemia, irán apuntados directamente al modelo de salud pública construido desde la dictadura y la transición.

En Portada

cerrar