Noticias

14 de enero de 2019

Académica Hillary Hiner describe el Proyecto Anillo sobre cultura política y post dictadura del cual forma parte

Hillary Hiner, académica de la Escuela de Historia UDP, es parte del equipo de investigadores del Proyecto Anillo «Cultura Política y Post Dictadura: Recuerdos del pasado, luchas del presente y desafíos del futuro». La iniciativa tiene como institución principal a la Universidad de Valparaíso y como institución asociada a la Universidad Diego Portales. En esta entrevista, la académica describe la investigación y su relevancia.

¿En qué consiste un Proyecto Anillo?

El Anillo son proyectos de tres años y que generalmente involucra hacer un trabajo en conjunto entre personas que son de distintas disciplinas y universidades. En este caso yo soy la única que no es de la Universidad de Valparaíso. Ahí tienen un Centro de Cultura Política y Derechos Humanos que está vinculado a la Escuela de Psicología Social. Esta es una Escuela que yo conozco hace tiempo, me han invitado a varias cosas, porque también trabajo memoria e historia reciente y por lo mismo me contactaron para ver la posibilidad de postular a un anillo en conjunto. Somos cuatro, el director es Manuel Cárdenas y la directora alterna es Ximena Faúndez, ambos psicólogos sociales.

También realizar charlas abiertas al público general, que las podríamos hacer con grupos de derechos humanos, porque este centro tiene contactos con esos grupos en la Quinta Región. Es básicamente pensar esta temática en común, en este caso memorias y movimientos sociales en la post dictadura en Chile.

¿En qué consiste este proyecto?

A grandes rasgos estamos hablando de un proyecto que tiene tres ejes principales. Uno de ellos, tiene que ver con justicia transicional, es decir, qué pasa con reparaciones, con política de memoria. Creo que hay distintas formas de pensar eso desde grupos de derechos humanos, sitios de memoria, monumentos. Otro componente tiene que ver más bien con movimientos sociales: cuáles son las temáticas que emergen por este contexto post dictatorial, que además es neoliberal y por lo tanto, qué es lo que va surgiendo ahí. Esto se puede vincular además con el movimiento feminista, que es algo que también he trabajado, hay diversas formas de pensarlo. Por otra parte, hay algunas otras preguntas que tienen que ver con cómo pensamos reconciliación. Ahí hay un concepto bien interesante que se introduce en el proyecto, que se refiere a un tipo de democracia pero que tiene que ser agónica, esta idea de que tiene que haber un conflicto. Este un término que viene de Chantal Mouffe, teórica que ha trabajado mucho sobre ciudadanía, democracia, género y feminismo. Esto se refiere a que una verdadera democracia igual será siempre tensionada por conflictos y eso no es algo que nos debiera parecer extraño y por ende, cuando pensamos algo como reconciliación, eso no significa que todos tengan que estar de acuerdo por ejemplo, respecto al pasado. Esto es algo que ha trabajado mucho el director del proyecto. Él lo hace de una forma muy interesante, utilizando datos cualitativos pero también cuantitativos. Hace distintos tipos de encuesta, focus group y Ximena Faúndez también trabaja mucho este tema de memoria y justicia y el pensar reparación, respecto a la infancia. Estoy muy entusiasmada porque es un trabajo interdisciplinario que me gusta mucho y es un proyecto que involucra comparaciones entre Valparaíso y Santiago.

¿Dónde nace tu interés por investigar estos temas?

Desde mi tesis de pre grado, que la hice sobre memoria y género y un grupo de derechos humanos acá en Chile. En ese sentido, mi línea de trabajo como historiadora siempre ha estado ligada a historia reciente y memoria. También he trabajado temáticas distintas dentro de un mundo más general, pero siempre en la línea de mujeres, género, sexualidades, feminismo. Por eso me siento muy cómoda en este proyecto, soy la única historiadora del equipo y creo que eso es un aporte. Me parece fascinante trabajar los años 90 en adelante.

En lo personal es una oportunidad para entender más como son los anillos desde dentro, nunca he trabajado en uno y creo que hay ciertas cosas más administrativas que hay que ir conociendo.

¿Cuál es la importancia de investigar este tema?

Podemos pensar en distintos aportes. Uno tiene que ver con pensar este tipo de temáticas desde una perspectiva interdisciplinaria, porque en general en Chile se tiende a diferenciar mucho por las disciplinas y no mezclar tanto esas diversas producciones. Aquí lo que estamos tratando de hacer podría tener resultados novedosos en ese sentido. Aparte de eso, estamos viviendo en una sociedad que es tremendamente marcada por la dictadura y es algo que lo vemos en el día a día y que no es posible evitar. Hay ciertos fenómenos políticos más recientes que tenemos que entender en ese contexto. Los fenómenos de ultraderecha como Kast acá o Bolsonaro en Brasil, pensar de qué es lo que ocurre respecto a movimientos sociales que justamente van en contra de todo lo que había sido la privatización de los años 80.

Estos discursos que eran muy conservadores con un componente religioso bien importante, donde en muchos casos la Iglesia jugaba un rol súper importante en la política. Discursos que eran derechamente familistas, que no ven a las mujeres como sujetos con ciertos derechos. En ese sentido, hay mucho en lo que tenemos que entrar y escarbar y tratar de entender, a la luz de pensar en dónde estamos actualmente. Algo que me gusta mucho del proyecto es esto de pensar en esta sociedad que es agónica en el sentido de que siempre habrán conflictos presentes y eso no es algo negativo.

Sin duda es un proyecto donde el elemento de extensión hacia el público más amplio será algo muy interesante, porque es reflexionar desde los conflictos del presente, respecto a cómo llegamos hasta aquí. Eso va a ser muy interesante de trabajar en conjunto, con distintos grupos de movimientos sociales como también con un público más general.

En Portada

cerrar